La historia de la aromaterapia nos remonta a los primeros hombres, quienes ya habían descubierto que algunas plantas, al quemarlas, desprendían olores agradables y vapores saludables. En oriente se empleaban alambiques hace 5.000 años, como lo muestran documentos de aquella época. También entre la población precolombina se conocían, llevaban al cuello pequeños recipientes con aceites aromáticos o flores pulverizadas.

Para egipcios y griegos los perfumes eran de origen divino; la divinidad egipcia indicaba su presencia con deliciosos olores y los dioses del olimpo realizaban su metamorfosis utilizando los perfumes.

La aromaterapia hoy

En los años 30 el químico René- Maurice Gattefossé, realizó investigaciones fundamentales sobre aromaterapia. Descubrió que muchos de los aceites esenciales utilizados en su empresa de perfumes eran mejores antisepticos que los productos químicos añadidos para ese fin a los perfumes y aceites esenciales.

En Italia Giovanni Gatti, Renato Cajola y Paolo Rovesti, se ocuparon de la demostración clínica de las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales. En 1964, el francés Jean Valnet, después de comprobar la eficacia de los aceites en el tratamiento de las heridas de los soldados durante la segunda guerra mundial, publicó “Aromaterapie” y después Paul Belaiche, recopiló estudios que aún hoy son la base de la aromaterapia en todo el mundo.

Aromaterapia y Aceites Esenciales

La aromaterapia aprovecha los poderes curativos del mundo vegetal, a través de los aceites esenciales. Esta potente sustancia aromática se aloja en unas diminutas glándulas que se encuentran en la superficie exterior de raíces, troncos, hojas, flores o frutos de la planta, o bien en el interior de estas estructuras. Según el tipo de planta, las partes más aromáticas pueden ser leñosas como la raíz, el rizoma, el tronco y la corteza, o partes verdes como las hojas, las yemas, las flores, los frutos y las semillas.

El naranjo es particularmente interesante porque produce tres aceites esenciales distintos, según el órgano del árbol, de diferentes olores y propiedades.

Naranjo

¿Todas las plantas tienen aceites esenciales?

Hay que tener en cuenta que dentro de las miles de plantas que crecen en el planeta, sólo unas pocas producen aceite esencial y algunas de estas en ínfima proporción. Se necesitan 2 toneladas de pétalos de rosa para producir ½ kilogramo de aceite esencial, ya que el rendimiento de una planta no supera en algunos casos el 0,01%. Cuando son puros sin diluir, son caros porque para obtener los aceites se requiere de mucha materia prima.

Pétalos de rosas

Los aceites esenciales son en general incoloros, aunque existen algunos azulados, amarillos, verdosos o rosáseos. Su consistencia es variable, según el tipo de planta.

La palabra aceite puede inducir a error, porque la mayor parte de los aceites esenciales no son grasos; tanto es así que una gota vertida sobre un papel no deja restos de untuosidad. Consisten en sustancias que al difundirse en el ambiente alcanzan fácilmente nuestro olfato.


Modos de utilización de los aceites esenciales.

Pueden utilizarse de muchas maneras:


1. Baño aromático

En aromaterapia los baños de tina son muy efectivos porque al mismo tiempo que los aceites esenciales penetran por nuestra piel, también son inhalados durante el baño.

Además aporta relajación general y tonificación del sistema nervioso y de la piel. Mezclar 20 gotas de aceites esenciales y verter en el agua del baño.

Baño de pies con aceites esenciales


2.Difusión

Para disfrutar de este medio simple y agradable debemos proveernos de un vaporizador y verter en él 4 mililitros (1 mililitros equivale a una gota aprox.) de aceites esenciales elegidos según nuestros gustos y necesidades.


Vaporizador

3. Loción terapéutica

Una loción terapéutica puede contener de un 10 a un 25% de aceites esenciales. Su objetivo es conseguir que el cuerpo absorva una gran cantidad de ellos con una intensión terapéutica rápida. Basta con mezclar en una misma botella de 10 a 25 mililitros de aceites esenciales, según nuestras preferencias, con un aceite vegetal (almendra dulce, girasol, jojoba por ej.) para conseguir 100 mililitros. Seguidamente realizaremos un masaje sobre la zona que queremos aliviar, intentando que penetre bien.

Aceite para desbloquear las emociones

4. Aceite corporal

El aceite para el cuerpo puede contener de un 2 a un 10% de aceites esenciales. Sus objetivos son suavizar, calmar y regenerar los tejidos superficiales (piel) y cuando el masaje es más profundo, tonificar y descongestionar los tejidos musculares medios y profundos, por lo tanto también tiene una acción preventiva. Se mezclan de 2 a 10 mililitros de aceites esenciales con un aceite vegetal según vimos anteriormente, para conseguir 100 mililitros. Aplicar por todo el cuerpo.


Suavidad a toda la piel

5. Aceite facial

El aceite para la cara puede contener de 1 a 2% de aceites esenciales. Según la elección de éstos, este aceite podrá hidratar una piel seca y rugosa y devolverle la elasticidad y la flexibilidad, o bien sanear las pieles grasas con excesiva producción de sebo. A las pieles mixtas les devolverá la suavidad y el brillo del rostro. Se puede mezclar de 1 a 2 mililitros de aceites esenciales con un aceite vegetal de pepita de uva, almendras dulces, jojoba, rosa mosqueta etc. para conseguir 100 mililitros.

Masaje facial

6. Inhalacion

Está técnica consiste en meter en un bol con agua hirviendo de 25 a 35 gotas de aceites esenciales, teniendo principalmente efectos descongestionantes de las vías respiratorias y de la piel facial. Colocar sobre la cabeza una toalla, cubrir bien para conservar el máximo vapor aromático e inhalar el vapor con una respiración lenta y relajada, durante cinco minutos como máximo. Se puede repetir 3 a 5 veces al día en caso de sinusitis. Si se sufre de asma no es recomendable hacer estas inhalaciones co los aceites, pueden ser muy fuertes y pueden aumentar la crisis. En un tiempo en que me daban crisis asmáticas por conflictos emocionales que estaba viviendo, me hacía estos baños solo con el vapor, sin aroma y me daban buen resultado. Afortunadamente hoy no tengo Asma.

7. Ungüento

Un ungüento puede contener hasta un 5% de aceites esenciales, además es ideal para tratamiento de llagas, picaduras, quemaduras, furúnculos o dolores articulares. Ciertos ungüentos se preparan a base de cera y miel de abeja, se licua el ungüento para añadir los aceites esenciales y mezclarlo bien. Aplicar sobre la zona afectada.


Ungüento

8. Perfume

Es el procedimiento más simple, es suficiente con mezclar, según nuestros gustos, los aromas que nos agradan o estimulan, por lo tanto es necesario tomarse cierto tiempo, gota a gota, para llegar a elaborar un aceite exclusivo. Podemos aplicar este producto así tal cual sobre nuestra piel o bien mezclarlo con un poco de alcohol de 70°.

Preparando nuestro propio perfume

En la segunda parte veremos Elaboración, Extracción, Conservación y Propiedades de los aceites esenciales, nos vemos por aquí. Si tienen dudas o comentarios y sugerencias, encantada les respondo, nos vemos en la próxima.

Cómo hacer fragancias