Un hidrolato se obtiene durante la destilación de las plantas y flores para obtener el aceite esencial, en el proceso de destilación lo que se obtiene es un agua que contiene partículas de aceite esencial obtenidas por arrastre de vapor, en su base se decanta el agua y sobre ella el aceite , se extrae el aceite y siempre en el agua quedarán partículas de aceite eso es lo que se denomina hidrolato.

El hidrolato tiene un ph muy parecido al de la piel, son ideales para pieles sensibles, delicadas,  tendencia al desequilibrio y la irritación, por ello es utilizado como tónico facial.

Para conservarlos es necesario tenerlos resguardados de la luz, a temperatura ambiente, no refrigerado ni expuesto a altas temperaturas.

Pueden ser utilizados de las siguientes formas:

  • Como tónico y limpiador facial: Pueden utilizarse para limpiar la piel eliminando el maquillaje, las impurezas, exceso de grasa o toxinas. También como tónico después de la limpieza para cerrar los poros y con ello recuperar la frescura de la piel.
  • Como agua de plancha: Se pone una pequeña cantidad de hidrolato en el agua de la plancha, la ropa quedará con un suave aroma.
  • Como perfume suave: Se aplica en la piel después de la ducha, además de aportar un delicioso aroma, hidratan la piel.
  • Tónico capilar: Recuperan el cuero cabelludo castigado y tonifica el cabello; previenen la caída del cabello, el exceso de grasa y la caspa ya que ayudan a equilibrar el ph del cuero cabelludo.
  • Mascarillas: También se pueden utilizar para preparar mascarillas faciales, a cambio de agua corriente, lo cual ayudará a incrementar el efecto de la mascarilla ya que el hidrolato aporta todas sus propiedades.
  • Fricciones: Se puede usar para hacer masajes en el cuerpo estimulando la circulación sanguínea, relajar los músculos y prevenir la aparición de várices.
  • Aromatizador de ambientes: Su natural aroma puede ser utilizado para refrescar los ambientes y su inhalación produce un efecto de aromaterapia en el cerebro.
  • Aromatizador de ropa: Al contener pocas partículas de aceite y más agua, los hidrolatos no manchan la ropa, por lo que pueden ser aplicados en toallas y ropa de cama.

Se puede hacer hidrolato de un múltiples plantas y flores, algunos más comunes son:

Hidrolato de Romero: Mejora la circulación de la sangre, relaja los músculos; es ideal como tónico facial para pieles grasas, también como tónico capilar para cabellos grasos o caída del pelo.

Hidrolato de Rosas: Es un excelente tónico para todo tipo de piel, en especial para pieles delicadas. Pulverizar el rostro con este hidrolato lo relaja y descongestiona.

Hidrolato de Lavanda: Tónico facial para todo tipo de pieles, en especial pieles sensibles con tendencia al enrojecimiento. Calma los nervios, relajante y es un inductor del sueño.

 

Share This